Libros de playa y estación

Nunca olvidaré aquel viaje familiar a Tenerife. Nuestro vuelo se retrasó y acabamos despegando de madrugada; todo el avión dormía excepto mi padre y yo, que nos quedamos despiertos leyendo. Ahora mismo no recuerdo cuántos años tenía (calculo que unos diez o doce), pero sí el libro que estaba devorando: El campamento del lago maldito, […]